Si te haces esta pregunta y has decidido probarlas, debes saber que previamente tendrás que pasar por una serie de pruebas visuales. Incorporamos una serie de exámenes oculares concretos que nos permiten descartar factores que pondrían en riesgo una buena adaptación.

Antes de realizar este estudio te haremos una serie de preguntas básicas para conocer cuáles son tus necesidades visuales y ver qué tipo de lente es la idónea para ti. Por supuesto, también tendremos en cuenta si sigues algún tratamiento farmacológico o si padeces alguna enfermedad.

Para determinar qué tipo de lentes son las mejores para ti, realizaremos una serie de pruebas oculares con las que podremos saber, además de tu graduación, cómo está tu cornea, lágrima y las glándulas que producen esa lágrima. ¿En qué consiste este examen ocular?

  • Refracción objetiva y subjetiva: el examen completo de la agudeza visual de un posible candidato a lentes de contacto, bien sea miope, hipermétrope, astígmata o présbita, resulta fundamental para decidir el tipo que se va a adaptar, seleccionar la potencia de las lentes y así conseguir una buena visión a cualquier distancia.
  • Biomicroscopía: es importante realizar una valoración de la superficie ocular para detectar posibles alteraciones en ella. Se emplea un instrumento denominado biomicroscopio. Con él analizaremos la salud de toda la superficie corneal, la cantidad y calidad de la lagrima, entre otros aspectos.

  • Topografía: es un mapa detallado de la forma de la superficie corneal. Analizado este mapa por un ordenador, sabremos si existen anomalías superficiales. Además esta prueba optométrica permite seleccionar los radios de la lente de contacto y también medir el astigmatismo corneal.

Si estas convencido de comenzar a ser usuario de lentes de contacto pero no sabes si puedes utlizarlas, pásate por La Gafería y te haremos el estudio con mucho gusto. https://www.lagaferia.com/cuidamos-tus-ojos/