Utilizar lentes de contacto de fantasía para completar tu terrorífico disfraz de Halloween puede ser una mala idea cuando este producto no cumple las garantías. Expertos de salud visual de todo el mundo advierten que las lentillas adquiridas por canales poco seguros (como tiendas de belleza, moda e Internet), suponen un riesgo para los ojos.

Es de subrayar la importancia de visitar a un profesional de la salud visual con el propósito de garantizar que las lentes se adapten correctamente y recibir sus consejos sobre cómo usarlas y guardarlas de manera segura.

Los riesgos de usar lentes de contacto sin garantías

Las lentes de contacto que no se adquieren en un establecimiento con garantías, pueden estar realizadas con materiales perjudiciales para los ojos, y ocasionar diferentes problemas:

  • Hipoxia corneal. Las lentillas realizadas en materiales que no dejan “respirar” al ojo, pueden producir una mala oxigenación o hipoxia, impidiendo el correcto metabolismo de la superficie corneal.
  • Irritaciones o alergias. Algunos tintes presentes en las lentes de contacto de fantasía no homologadas pueden irritar los ojos e, incluso, producir alergias.
  • Cortes o lesiones. Las lentes de contacto de fantasía no homologadas están realizadas en base a medidas estándar, que difícilmente se corresponden con curvatura y necesidades específicas de tu globo ocular. Si no tienen la forma y consistencia adecuada (son muy rígidas, tienen bultos o filos, por ejemplo), estas lentillas pueden ocasionar lesiones.
  • Problemas oculares. Pueden ocasionar conjuntivitis, inflamación, reacción alérgica y abrasión corneal. En ocasiones, también se relacionan con una reducción de la agudeza visual, sensibilidad al contraste y otros problemas visuales.

“Disfraza” tus ojos con precaución

Si quieres usar lentes de contacto de fantasía con todas las garantías es imprescindible que sigas estos consejos:

Cómpralas en un establecimiento especializado en salud visual. Si adquieres este producto en una óptica, el profesional al cargo podrá proporcionarte un producto adecuado a tus necesidades y, también, mostrarte de qué manera debes ponértelas y conservarlas.

Sigue las instrucciones. Lee con detenimiento las instrucciones de uso de este producto, aunque seas usuario habitual de lentes de contacto. Presta especial atención a las condiciones higiénicas en las que debes usarlas.

Observa tus sensaciones. Si notas que las lentes de contacto te causan algún tipo de molestia, como picor o dolor, quítatelas lo antes posible. Para evitar notar sensaciones desagradables cuando estés en plena fiesta, es recomendable que que te las pongas un tiempo antes de salir y que las dejes en casa si notas molestias.