Hoy queremos compartir cómo surgió esta marca belga de gafas que nos enamora cada día más. Y qué mejor que con sus propias palabras:

Todo el mundo es Theo

Comenzó todo con un deseo, simplemente no pudimos negarlo más. Era 1987 y sentíamos una necesidad. Una necesidad por unas gafas diferentes. Teníamos muchas ganas de trabajar. Junto con Patrick Hoet (diseñador – anagram de theo) decidimos crear una linea de gafas originales para nuestras tiendas en Amberes y Brujas.

La primera colección de theo fue recibida con mucho entusiasmo y fue contagioso. Nuestros colegas no tardaron mucho en pedir si ellos también podían vender theo en sus tiendas. Poco a poco, país por país, theo ganó cada vez más corazones. Tuvo un impacto en nosotros, claro. Nos animó a continuar nuestro camino elegido.

Cada vez estábamos más decididos a crear unas gafas que reflejaran un toque de humorindividualidad y que sean un ‘poco locas’. Y seguimos fieles a esta visión. Mirando hacia atrás nuestro objetivo nunca cambió: junto con los ópticos, hacer feliz a la gente que lleva gafas y ofrecerles una experiencia inolvidable.

Ahora, unos 25 años más tarde, estamos muy orgullosos de trabajar mundialmente con un grupo selectivo de ópticos individualistas que han abrazado theo y quienes, en cambio, llevan nuestro amor por el diseño, la originalidad y calidad a sus clientes.

Pero nuestra historia no se acaba aquí. Mientras tanto, theo se ha convertido en una plataforma donde diseñadores de todo tipo (gafas, moda, muebles, …) pueden trabajar en sinergia con un pequeño ejército de empleados estusiastas en nuestra casa, en Amberes. El impulse de continuar a inspirar y sorprender simplemente está en nuestro ADN. Esto, y el amor por nuestros fans.

Theo loves you

La familia Somers