En la sociedad circulan multitud de creencias falsas sobre la vista y las lentes. Desmontamos en este post cinco de las más frecuentes. Léelo con atención, tu salud visual depende de ello.

“Si ves bien, no vayas al óptico”

Aunque no sientas molestias visuales y veas bien, deber acudir al óptico, al menos, una vez cada dos año. Existen problemas ópticos imperceptibles, que sólo un especialista puede detectar. Además, muchas personas creen que ven bien cuando, en realidad, no es así ¿eres una de ellas?

“No te pongas gafas si empiezas a ver mal. Espera a ver si se te pasa»

Existe la idea de que el uso de gafas aumenta las dioptrías y crea dependencia. Sin embargo, si tienes un problema visual, no usarlas puede empeorarlo. Si sientes que algo no va bien en tu vista, no esperes, consulta a tu óptico de confianza.

“Hay que quitarse las gafas de vez en cuando, para ‘descansar’ los ojos”

Si tienes un problema visual y te has hecho unas gafas para corregirlo ¿No es de lógica usarlas cuando las necesitas? No hacerlo, además, hará que fuerces los ojos, lo que puede resultar agotador. Si de verdad te “cansas” de llevar las gafas, acude a tu óptico: puede que te haya cambiado la graduación, que necesites un modelo de lentes que se ajuste mejor a tus necesidades o que la montura que llevas no sea adecuada.

“Cuesta mucho acostumbrarse a las lentes progresivas”

En las primeras lentes progresivas, la transición que permitía pasar de visión cercana a visión media y visión de lejos, era muy brusca. Como consecuencia, resultaba más difícil habituarse a ellas. Entre estas lentes y las que existen hoy en día han pasado ya más de 50 años. En este tiempo, la tecnología ha avanzado mucho. Ahora, un nuevo présbita se acostumbra a sus progresivas en pocos días.

“Si tenemos la misma graduación, tenemos las mismas lentes”

Tener el mismo número de dioptrías no significa necesitar la misma lente. Cada ojo es único y tiene medidas especiales. Por eso, existen lentes fabricadas “a medida” que las incluyen.

Si quieres saber más de este y otros temas ven a La Gafería y descubre el apasionante mundo de la calidad visual.