Para una buena salud visual los expertos recomiendan llevar hábitos de vida sanos, entre los que se incluyen una alimentación equilibrada así como una revisión oftalmológica de forma regular.
Toma nota de los nutrientes que te ayudarán a fortalecer tu vista:

Alimentos ricos en vitamina A. Existen dos fuentes naturales, el retinol y el betacaroteno, sustancias que nuestro organismo es capaz de transformar en vitamina A, fundamental en el proceso de la visión y que representa una gran ayuda para mantener la visión diurna y nocturna.
Esta vitamina es imprescindible en la regeneración de la rodopsina, cuya descomponsición por la luz permite el proceso de la visión. La falta de ésta puede producir ceguera crepuscular o dismución de la agudeza visual cuando oscurece. Además de otros problemas como la sequedad ocular y úlceras corneales. La vitamina A está presente en tomates, hígado, huevos (yema) y verduras.

Alimentos ricos en vitamina E. También conocida como tocoferol, es un potente antioxidante y su combinación con las vitaminas A y C puede ayudar a restrasar la aparición de cataratas y la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Esta vitamina se encuentra en la manzana, aguacate, ciruela, melón, plátano, tomate y espárragos.

Alimentos ricos en vitamina C. Al ser un poderoso antioxidante actúa eficazmente en combinación con las vitaminas A y E, ayudando a restrasar la aparición de cataratas y DMAE. Está presente en los cítricos, grosellas, fresas, kiwi, pimiento verde y coliflor.

Luteína. Es un antioxidante de la familia de los carotenoides y fortalece el sistema inmune y protege frente a la radiación ultravioleta. El consumo frecuente de espinacas, una de las mayores fuentes de luteína, reduce en gran medida el riesgo de padecer cataratas.
Podemos encontrar la luteína en el brócoli, espinacas, calabaza, maiz y verduras de hoja verde (cruda).

Después de los excesos de la Navidad empieza el año con buenos propósitos, incluye estos alimentos en la cesta de la compra, tus ojos te lo agradecerán.

Zanahoria Vitamina A